.

.

martes, 14 de junio de 2016

Un viejo proverbio dice:

''Si te gusta alguien por su físico... no es amor, es deseo. Si te gusta por su inteligencia... no es amor, es admiración. Si te gusta por su riqueza... no es amor, es interés. Pero si no sabes por qué te gusta... entonces, eso sí es amor.''

Y para variar, me puse a pensar
Y yo, ¿por qué pienso a diario en que no quiero irme a casa sin haber visto tu sonrisa? 
Por qué te observo cuando no me ves admirando tus gestos, tus movimientos, la forma en la que aspiras y expiras, el rubor, tu torpeza. 

Me declaro fan irremediable de tu adorable torpeza

No hay comentarios:

Publicar un comentario